• Home
  • Carne
  • Costillas de cerdo al horno, supertiernas y jugosas
0 0
Costillas de cerdo al horno, supertiernas y jugosas

Comparte en tus redes sociales:

O puedes simplemente copiar y pegar este enlace

Ingredientes

Ajustar comensales:
1 kg Costilla de cerdo
1 cucharadita de Sal
0.5 cucharadita de Pimienta negra
2 cucharaditas de Ajo en polvo
1 cucharadita de Romero
2 cucharaditas de Orégano
1 cucharada grande de Miel
4 cucharadas de Aceite de oliva

Costillas de cerdo al horno, supertiernas y jugosas

  • 2 horas 45 minutos
  • Comensales 2
  • Fácil

Ingredientes

Descripción

Compartir

En esta ocasión os traigo unas deliciosas costillas de cerdo al horno, supertiernas y jugosas que os van a enamorar.

 

La clave para que las costillas de cerdo al horno queden jugosas, es cocinarlas con la temperatura no muy alta y dejarles todo el tiempo que necesiten. Yo las suelo dejar unas 3 horas, e incluso más si el costillar es bastante grueso. Esto nos dará como resultado una carne tierna y jugosa casi como si la hubiésemos confitado.

Aunque es cierto que es una receta que requiere su tiempo, la buena noticia es que el horno hará todo el trabajo. Nosotros simplemente tendremos que mezclar unas cuantas especias y meterlo todo al horno.

 

Las costillas de cerdo al horno permiten muchos aliños y acompañamientos diferentes. Yo suelo prepararlas con un aliño de diferentes especias y un poco de miel para que nos dé el puntito caramelizado. Pero quedan igualmente de deliciosas si las preparamos con una salsa, como la salsa barbacoa, o solo con un poquito de aceite, sal y pimienta.

 

Las preparemos como las preparemos, si les dejamos su tiempo y no usamos temperaturas demasiado altas, os aseguro que os quedarán unas costillas tan tiernas que se deshacen con solo pincharlas con el tenedor.

Material recomendado para esta receta:

(Visited 10.845 times, 3 visits today)

Pasos

1
Hecho

Precalentar el horno

Precalentaremos el horno a 170 grados mientras preparamos nuestro aliño.

2
Hecho

Aliñar las costillas

Ponemos las cotillas en una fuente apta para el horno con la parte que tiene más carne hacia arriba.

En un bol mezclamos muy bien todas las especias con el aceite y usamos la mitad de esta preparación para untar la parte de arriba de nuestras costillas.

3
Hecho
1h y 15 minutos

Hornear

Tapamos la fuente con papel de aluminio y la metemos en la parte media del horno con calor arriba y abajo durante una hora y cuarto para un costillar de grosor medio.
Si el costillar es finito lo dejamos una hora y si por el contrario es bastante gordo, lo dejaremos una hora y media.

El tapar con papel de aluminio nos permite que la carne se cocine sin que se nos tueste, para que se haga bien por dentro pero no se nos quede muy dura por fuera.

Pasado ese tiempo sacamos la bandeja del horno y la destapamos con mucho cuidado de no quemarnos con el vapor que se haya acumulado.
Le damos la vuelta al costillar y usamos el resto de la mezcla de especias y aceite que teníamos para untar la otra parte del costillar.

Volvemos a meter en el horno, pero esta vez sin papel de aluminio para que se empiece a tostar la carne.

4
Hecho
45 minutos

Untar con miel y su jugo

Pasados unos 45 minutos sacamos la fuente del horno y le volvemos a dar la vuelta a las costillas.
En un bol echamos la cucharada de miel y le añadimos un par de cucharadas del jugo que ha ido soltando la carne. Mezclamos para que toda la miel se diluya bien y regamos con esa preparación nuestras costillas.

Volvemos a meter al horno sin tapar.

5
Hecho
45 minutos

Dejar que se doren y sacar del horno

El último paso es dejar que se doren las costillas. Normalmente yo suelo dejarlas unos 45 minutos más, pero dependerá de vuestro horno, a la altura que las pongáis y de cómo os gusten de doradas.
Os recomiendo dejarlas unos 30 minutos e ir echando un ojo a partir de ese momento.
Para saber si están tiernas, podéis probar a clavar un cuchillo en la carne y si están bien tiernas no deberíais tener absolutamente ninguna resistencia para introducirlo.

Cuando estén bien doraditas por fuera las sacamos y servimos en una fuente. Podéis servir el jugo que quede en la bandeja en un bol a parte con una cucharita por si alguien quiere añadir un poco por encima de sus costillas.

Bolas de pollo frito
anterior
Bolas de pollo frito o chupachups de pollo
Profiteroles de queso con aguacate
next
Profiteroles de queso con aguacate
Bolas de pollo frito
anterior
Bolas de pollo frito o chupachups de pollo
Profiteroles de queso con aguacate
next
Profiteroles de queso con aguacate

Añade un comentario

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies