1 0
Receta de galletas de mantequilla

Comparte en tus redes sociales:

O puedes simplemente copiar y pegar este enlace

Ingredientes

225 gramos de Mantequilla Mantequilla sin sal a temperatura ambiente
420 gramos de Harina Muy importante que no sea harina de fuerza
120 gramos de Azúcar glass 150 gramos en la receta original
1 Huevo
1 cucharadita de Esencia de vainilla
Media cucharadita de Sal
Para decorar con glasa
Azúcar glass
Aquafaba
Limón

Receta de galletas de mantequilla

  • Media

Ingredientes

  • Para decorar con glasa

Descripción

Compartir

La receta de galletas de mantequilla es una de esas básicas, de las que siempre funcionan y que nos dan mucho juego en la cocina. Podemos prepararlas de muchas formas distintas, decoradas con glasa, con chocolate, teñirlas de colores o sin nada, que también están de muerte.

 

Estas galletas tienen un sabor ligero a mantequilla y vainilla y no son demasiado dulces. Una vez horneadas, aguantan 2 o 3 meses sin problema en un recipiente hermético, pero en mi casa es muy complicado que duren más de dos o tres días, cualquier excusa es buena para comerse una galleta.

A mí me gusta mucho prepararlas cuando tengo algún regalito que hacer. Las preparo pequeñitas, a veces decoradas o de colores, y busco un bote de cristal bonito para que luego se pueda reutilizar. Me parece un detalle muy bonito y además es económico.

 

También vienen muy bien si queréis organizar una actividad con los peques de casa, ya que esta receta de galletas de mantequilla es ideal para hacer galletas decoradas.

Para decorarlas podéis usar glasa, chocolate o rotuladores comestibles (¡ojo siempre a que sean de tinta comestible!).

El decorar con glasa siempre requiere algo más de experiencia y paciencia, pero con los rotuladores es súper fácil. Según los rotuladores que compréis, puede que les cueste un poco pintar directamente sobre la galleta, debido a la grasa de la mantequilla. Para esos casos, una solución muy simple, es bañarlas primero en una capita de glasa y dejarlas secar bien. Una vez que la glasa está seca los rotuladores pintan súper bien.

Yo uso los rotuladores de la marca Silikomart. En la siguiente foto de galletas decoradas especial Halloween, podéis ver la diferencia al usar glasa o pintar directamente sobre la galleta.

galletas de mantequilla pintadas con rotulador

Si decidís usar glasa, hay que tener mucho cuidado con la salmonella ya que la glasa tradicional lleva claras de huevo crudas, y se usa sin cocinar. Para evitar problemas, podemos usar claras de huevo pasteurizadas o, como en mi caso, aquafaba, que no es otra cosa que el agua de los garbanzos de bote. ¿Garbanzos y galletas? Sí, tranquilos, que no cunda el pánico. La cantidad que se usa en relación al azúcar es mínima, por lo que no tendremos ningún problema de sabor, os lo aseguro.

Si no queréis decorarlas también podemos teñir la masa para hacer galletitas de colores, o dejarlas sin nada.

galletas halloween

Yo las suelo preparar con el robot de cocina y le doy un último amasado a mano, pero se pueden preparar a mano sin problema.

La cantidad de galletas dependerá del tamaño y del grosor que queráis, pero salen bastantes. Con las cantidades de la receta os pueden salir unas 25 grandes (como las grandes de la foto, aproximadamente 6cm x 6cm o 6cm x 9cm) más unas 50 o 60 pequeñitas (como las redondas pequeñitas de la foto de unos 3 o 4 cm de diámetro).

Tengo que decir que la receta no es original mía. La encontré hace tiempo por internet, y después de probar varias me quedé con esta del blog Mensaje en una galleta, de la que solo modifico la cantidad de azúcar.

(Visited 1.152 times, 1 visits today)

Pasos

1
Hecho

Preparar la masa

Lo primero es sacar la mantequilla de la nevera y dejarla a temperatura ambiente unas horas hasta que esté bien blandita. No vale meter la mantequilla en el microondas para calentarla porque la textura que conseguiremos no es la misma.

Una vez que la mantequilla esté blanda la batiremos hasta conseguir una especie de crema.
Añadimos el azúcar glass y volvemos a batir para que se incorpore bien.
Añadimos la sal, el huevo y la esencia de vainilla y volvemos a batir un poco para incorporar bien todos los ingredientes.
Por último añadimos la harina. Lo haremos en dos veces para que nos cueste menos que se integre a la mezcla.

Mezclaremos todo bien hasta que veamos que nos queda una masa homogénea sin grumos.

Sacamos la masa del robot y amasamos un poco a mano. La textura es un poco pegajosa pero manejable y compacta.

2
Hecho

Enfriar la masa

Para poder manejar bien la masa y que las galletas no se deformen en el horno, es muy importante enfriar la masa.

Una vez la masa esté lista, la dividimos en 3 o 4 porciones y las aplanamos un poco con el rodillo. Yo las suelo dejar un poco más gorditas que el espesor que luego le quiero dar a mis galletas.
Lo de dividirla en porciones es, simplemente, para que al aplanar me queden placas de masa algo más pequeñas y poder guardarlas bien el frigorífico.
Para que no se deformen en el frigo, yo las pongo sobre una tabla de cocina de plástico, pongo papel de horno entre cada capa de masa para evitar que se peguen (y también entre la tabla y la primera capa de masa) y lo envuelvo todo en film transparente.

También podéis hacer una bola con la masa, envolverla en film y guardarla en la nevera para enfriar, pero en ese caso, el proceso de estirar la masa una vez que está fría es más complicado.

Dejamos en el frigo un par de horas mínimo para que la masa esté bien firme.

3
Hecho

Cortar galletas

Con la masa ya enfriada podemos terminar de crear nuestras galletas.

Sacamos una de las placas de masa y el resto las dejamos en la nevera para que mantengan el frío. La estiramos bien con el rodillo y le damos el espesor que queramos para nuestras galletas. Yo suelo dejar unos 5 milímetros.

Con la masa bien planita y regular vamos cortando nuestras galletas, y al igual que hemos hecho anteriormente, las colocamos sobre una tabla con papel de horno para enfriar otro ratito antes de meter en el horno. Esto evitará que las galletas se deformen en el horno y pierdan la forma que le hayamos dado. Si la forma os da igual y estáis impacientes por tener vuestras galletas siempre podéis saltar este último enfriado.

Repetimos el mismo proceso con todas las placas de masa que tenemos.
Los recortes de masa que nos vayan sobrando al cortar las galletas, los guardamos, los juntamos todos, amasamos un poco y repetimos el proceso, amasar, enfriar, cortar, enfriar. Y así hasta que agotéis toda la masa.

4
Hecho

Hornear

Precalentamos el horno a 180 grados centígrados. Cuando esté a buena temperatura sacamos las galletas del frigorífico, y las colocamos en una bandeja de horno con papel para hornear. Las pondremos en la parte media del horno con calor arriba y abajo, durante, aproximadamente 10 minutos.
Sabremos que están listas cuando los bordes de las galletas comiencen a tener un tono dorado.
En ese momento las sacamos con cuidado y las dejamos enfriar sobre una rejilla.

5
Hecho

Decoración (opcional)

Si queréis decorarlas, hay que dejarlas que enfríen bien primero.

Para decorar con chocolate simplemente tendremos que derretir el chocolate al baño María y podremos bañarlas en él o dejar caer unos finos hilos de chocolate sobre las galletas.

Para preparar la glasa con aquafaba no tengo las medidas exactas, siempre lo voy haciendo a ojo según el tipo de decoración que quiera.
Necesitaremos azúcar glass, aquafaba y unas gotitas de limón.
En un bol ponemos un par de cucharadas soperas de azúcar glass y vamos añadiendo media cucharadita de café de aquafaba y mezclamos. Añadimos aquafaba muy poco a poco hasta que tengamos la consistencia de queramos. Si queremos glasa de color podemos añadir un poco de colorante en gel.

La textura de la glasa dependerá de cómo queráis decorar. Hay que tener en cuenta que si es muy espesa nos costará extenderla y si por el contrario es muy líquida se desparramará por la galleta.

Si lo que queréis es una glasa blanca para poder pintarla con rotuladores, buscaremos una textura semiespesa.
En este caso podemos extender un poco de glasa sobre la galleta con una cucharilla y con un palillo vamos llevando glasa hasta los bordes de la galleta y rompiendo las burbujitas que se nos puedan formar.
Una vez que la glasa esté completamente seca se podrá pintar sin problema.

Si queréis una decoración más elaborada con glasa, necesitaréis manga pastelera y una boquilla fina para poder hacer los dibujos sobre la galleta.

Arroz frito con piña (Khao pad saparod)
anterior
Arroz frito con piña (Khao Pad Saparod)
Sándwich con huevo, atún y champiñones
next
Sándwich con huevo, atún y champiñones
Arroz frito con piña (Khao pad saparod)
anterior
Arroz frito con piña (Khao Pad Saparod)
Sándwich con huevo, atún y champiñones
next
Sándwich con huevo, atún y champiñones

Añade un comentario

Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies